Laminillas

La industria del mueble en nuestro país se ha destacado siempre por conciliar la delicadeza y creatividad puestas en juego al momento del diseño, con la robustez, calidad y durabilidad que ofrecen las maderas cultivadas en bosques nativos. Por tal motivo, no es de extrañar que hasta nuestros días se siga apostando fuertemente a la fabricación en algarrobo y quebracho, entre otras maderas nobles, tanto para la confección de mobiliario de interior como de exterior. La calidez de estas variedades –que además son un espectáculo visual- sigue siendo distintiva del buen gusto de los hogares argentinos. Para este tipo de materiales han sido diseñadas las laminillas corrugadas, un insumo sumamente específico para trabajar sobre superficies de elevada dureza.

Las laminillas son chapitas onduladas generalmente empleadas para fijar dos superficies de madera maciza, generando una unión sumamente resistente. Por tal motivo, son ampliamente conocidas en el mundo de la carpintería. Con ellas, se puede penetrar superficies de hasta 10 mm de profundidad, y al ser colocadas con clavadora neumática quedan embutidas para permitir una fina terminación a masilla. El ancho de su corona es de 25 mm, lo que le garantiza al fabricante la cobertura de una superficie lo suficientemente amplia. Son específicamente pensadas para su uso en clavadoras neumáticas. Nuestras laminillas son fabricadas en acero al carbono electrogalvanizado; esta materia prima le permite a nuestros insumos para clavadoras neumáticas lograr un elevado índice de resistencia a la torsión, al mismo tiempo que los protege contra el accionar del óxido y la corrosión.