Clavos

Los clavos son uno de los principales insumos al momento de trabajar sobre superficies de madera, así como otro tipo de materiales, involucrados en la fabricación de mobiliario, aberturas, ataúdes, cartelería, heladeras comerciales, e incluso todo lo referente a construcción de viviendas. La línea de clavos J (Tipin) es la que comúnmente es conocida como cabeza perdida: una línea especialmente diseñada para trabajos de terminación, y ampliamente utilizada en carpintería en general.

En cuanto a los clavos que integran el segmento pesado, podemos comenzar por nuestro N (Tip): está presente en varios procesos industriales ya que por su robustez puede usarse para fijaciones estructurales, pero también para trabajos en superficies que requieran una terminación delicada, como la colocación de pisos en maderas nobles. El clavo T es único en su género, ya que es capaz de atravesar tanto madera como concreto. Eso lo convierte en la solución ideal para fijar zócalos, instalar decks y pérgolas, e incluso para revestimientos de fibrocemento en viviendas prefabricadas y cabañas.

Entre los clavos de mayor diámetro de nuestro catálogo, se encuentran los CN con inclinación a 15° y los RK con inclinación a 21°. Los primeros son clavos en rollo electrosoldados utilizados para la fabricación de pallets y todo tipo de embalajes, pero también se los suele encontrar en el mundo de la construcción en madera. En el caso de los RK, son clavos en peine unidos por plástico, y son los específicos para woodframing ya que su inclinación y baño en resina anti-extracción los convierte en la opción más adecuada para construir viviendas en madera. Fabricados en acero al carbono electrogalvanizado, la terminación y resistencia que le ofrecen nuestros clavos a aquellas superficies que son capaces de penetrar no encuentran igual.